Responsables del intento de genocidio en Concepción

Indudablemente, las lluvias caídas este domingo, ha superado lo habitual en Concepción, y existen factores en menor rango que influye para la inundación. Pero es innegable que la mayor responsabilidad recae sobre los gobernantes de turno, y que un alto porcentaje de esta calamidad fue provocada por los politiqueros de esta ciudad.

0
709
Los hermanitos Urbieta
Los hermanitos Urbieta.

En los años anteriores se justificaban, que las inundaciones fueron a causa de la crecida del Río Paraguay, en otro momento argumentaron que los ciudadanos tiraron sus basuras a los desagües y eso produce un congestionamiento en el drenaje de la ciudad, entre otras descabelladas escusas.

Pero esta vez en algunos sectores de la ciudad, se desnudó el esqueleto de la irresponsabilidad, la inoperancia, y el aparente intento de genocidio a los concepcioneros.

Con más de 200 milímetros de caídas de lluvias, la misma secretaria de la Municipalidad de Concepción, reconoció que las compuertas de las estaciones de bombeo, ubicadas en el muro de contención estaban cerradas, y que no contaban con combustible para hacerla funcionar, para el desagote del amenazante raudal.

Por otra parte, los funcionarios de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), responsabilizaron a las autoridades municipales, de la falta de mantenimiento de las estaciones de bombeo, y que las motobombas se encontraban en total estado de abandono, carcomido por las malesas.

La ciudad de Concepción, en diez años creció por inercia, sin ninguna planificación técnica, ni urbanística. La Junta Municipal se prostituyó con el ejecutivo, aprobaron planos de loteamientos sin ningún estudio de impacto ambiental, ni mucho menos gestionaron recursos para invertir en un buen desagüe cloacal y pluvial en los barrios periféricos.

Se habría realizado un verdadero intento sistemático de genocidio, planificado desde hace unos años, por la Gobernación de Concepción, bajo la administración del entonces gobernador y actual diputado Luis Urbieta Cáceres (ANR)., acompañado con sus seudos dirigentes políticos, habilitaron como asentamiento, la peor zona inundable de la ciudad, el asentamiento Aquino Cue, donde están asentadas casi mil familias.

Pareciera, que el maquiavélico plan contra al bienestar de los sin techos se camuflara bien, pero tras la ejecución de las obras, de la ruta asfaltada, que parte por la mitad al asentamiento, y a un nivel de aproximadamente cuatro metros de altura sobre las precarias viviendas, ayer se desarmó una de las engatusadas trampas de las prebendas contra miles de familias.

Sin lugar a dudas, lo primordial es salvar vidas y ayudar a los damnificados, pero también existe el sentido de responsabilidad que debemos ejercer como ciudadanos, no dejarnos guiar solamente por el misticismo y la superflua fraternidad, actitudes que serán utilizados por los sinvergüenzas para seguir recreándose sobre el dolor ajeno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here