CAMINOS DEL NORTE (Por Rodrigo Cardozo Samaniego)

0
528

Como sabemos, esta semana recordamos el «DÍA DEL CAMINO» y todo norteño (especialmente el de Concepción), hasta hoy día sigue sufriendo, ya en parte, la falta de rutas de todo tiempo.

En épocas pasadas, los antiguos caminos que conducían al Paraje Punta Porá (hoy Pedro Juan Caballero), se hacía en 12 días aproximadamente, siempre y cuando el tiempo y el temible «Itapopo» estaban relativamente bien.

El comercio entre Concepción y gran parte del Nordeste era fluido. Los grandes empresarios yerbateros sacaban sus productos por el puerto de Concepción y a su regreso llevaban al Paraje Punta Porá y al Mato Grosso, todo tipo de mercaderías.

Las mercaderías llevaban de Concepción habida cuenta que en el lado brasileño no existía caminos apropiados y llevar en carreta hasta el primer puerto marítimo, se hacía en meses y meses; en cambio por Concepción, el río Paraguay no quedaba tan lejos.

En Concepción existían grandes firmas comerciales como los Quevedo, Albertini, Antonioli, algunos de los que proveían al comercio local.Pedro Juan Caballero nació justamente de esa ruta de flujo comercial en los lindes del siglo XIX y comienzos del XX.

Los artículos comerciales y la yerba mate de las fronteras, eran transportadas en carretas a Concepción y así posibilitó al asentamiento de la primera comunidad en el nordeste paraguayo.

Las carretas al llegar al antiguo Paraje Punta Porá, tenían su lugar de reunión que era alrededor de las dos lagunas que existían en la zona: Laguna Punta Porá y Laguna Pytá. Los conductores de carretas buscaban siempre un lugar donde existiese agua. Así poco a poco fue poblándose la hermana ciudad de Pedro Juan Caballero.

Por mucho tiempo la carreta fue el más seguro medio de comunicación de ambas comunidades del norte.

Posteriormente fueron entrando los camiones «Chevrolet 1928», que llevaban semanas para llegar de Concepción a Pedro Juan Caballero.

En Punta Porá (Brasil) ocurría lo mismo, antes de llegar el ferrocarril, era más difícil todavía y los artículos de primera necesidad siempre iban de Concepción, el centro de abastecimiento de toda la zona norte del Paraguay y del Mato Grosso.

Ya después de la revolución del 47, esa hegemonía comercial fue desplazándose por la brasileña, que por otra parte, estaba entrando en un proceso de industrialización muy fuerte, mediante la red vial y el transporte aéreo.

Los «Chevrolet 1928» empezaron a desplazar a las lentas carretas. La actual ruta V agilizó algo, pero aparecen las famosas clausuras, hasta que también se habilita la ruta III y libera gran parte a Pedro Juan Caballero del yugo Concepcionero.

Desde esos días, el tránsito vehicular se acrecentó y nació una nueva población, la ciudad de Yby Yaú (antiguamente llamada Zanja Recado), eje actual de una basta red de comunicación.

La ruta que une con el lejano distrito de San Lázaro y también el ramal que llega a la ciudad de Bella Vista, sumados a dos futuros puentes, uno sobre el río Apa en San Lázaro y la otra sobre el río Paraguay en Carmelo Peralta y la reconstrucción total del tramo Concepción – Pozo Colorado, hará que el norte (de una vez por todas), encuentre su NORTE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here